Testimonios

Nuevos hallazgos arqueológicos en Santo Sepulcro de Jerusalén permiten ver cómo era la antigua puerta de acceso

La restauración en curso del suelo de la basílica del Santo Sepulcro ha permitido realizar nuevas prospecciones arqueológicas que confirman que este lugar ya era frecuentado en la época paleocristiana y la exactitud de las descripciones dejadas por la peregrina Egeria

El 7 de julio se publicó el informe sobre los recientes trabajos de excavación arqueológica realizados en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén por la profesora Francesca Romana Stasolla, del Departamento de Antigüedades de la Universidad de la Sapienza de Roma.

El 27 de junio de 2023 concluyeron las excavaciones en la zona situada inmediatamente delante del Edículo, en el complejo del Santo Sepulcro de Jerusalén, en el marco del programa de restauración del suelo de la basílica. Las investigaciones arqueológicas en esta zona (Fig. 1) fueron llevadas a cabo por el Departamento de Antigüedades de la Universidad La Sapienza de Roma, bajo la dirección de Francesca Romana Stasolla. La particular ubicación de la zona de excavación obligó a cerrar temporalmente el acceso al edículo, por lo que la excavación se llevó a cabo en un ciclo continuo, en tan sólo 7 días y 7 noches de trabajo.

La excavación reveló el trazado paleocristiano de la ermita, a la que se accedía por dos escalones de mármol blanco.

Delante de ella se extendía un pavimento de losas líticas, de las que se encontraron huellas en el mortero de preparación; sus medidas y su curso pueden reconstruirse. Este pavimento continuaba unos 6 m hacia el este, hasta unirse a un plano de grandes bloques líticos blancos, bien alisados, dispuestos en dirección norte-sur.

Esta disposición representa el aspecto final de la Rotonda a finales del siglo IV, tal y como data el atesoramiento de monedas hallado bajo la preparación del pavimento de losas líticas y que tiene como últimas emisiones las monedas del emperador Valente (364-378).

El descubrimiento de secciones de mampostería anteriores a finales del siglo IV confirma la presencia de formas de organización de la Rotonda a lo largo del siglo, que aún no han sido reconstruidas en su totalidad.

También aparecieron restos de la base de la balaustrada de la reja litúrgica del siglo XVI, que se mantuvo en uso hasta las reformas del siglo XIX.

Entre los artefactos, es significativo un fragmento de revestimiento mural, probablemente del edículo, de una fase anterior a la reconstrucción del siglo XIX, rico en grafitos que datan del siglo XVIII en varias lenguas, entre ellas el griego, el latín y el armenio.

La restauración del suelo del interior de la ermita permitió realizar una limpieza arqueológica bajo las losas. En la Capilla del Ángel, un pavimento de losas de mármol gris descansaba directamente sobre la pared rocosa, de la que queda muy poco por debajo del zócalo de la actual ermita. También se conservan los fragmentos de muros con orientación norte-sur, que debieron formar las bases de los recintos litúrgicos también mencionados por la peregrina Egeria a finales del siglo IV; un poco más al interior, unos cortes en la roca marcan la posición del pequeño altar que sostenía parte de la piedra que cerraba la tumba.

Entre la capilla del Ángel y la tumba, el trabajo de la roca y los escasos restos de revestimientos de mármol de las paredes permiten reconstruir la configuración de la abertura de la cámara, ligeramente absidal hacia la propia capilla.

En el interior de la tumba, una sección muestra un pavimento de mármol anterior, de la Edad Media, y después el trabajo de la propia roca, con huellas de una intensa frecuentación que la hizo extremadamente lisa. Parte del fondo de una cámara funeraria similar a las halladas en la parte norte de la Rotonda ha sido rastreada y documentada, rellenada y arreglada para animar a los peregrinos a visitarla desde la época paleocristiana.-

(ZENIT Noticias / Jerusalén, 10.07.2023).

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba