Iglesia Venezolana

Comunicado de la Presidencia de la CEV

COMUNICADO
PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA

“CADA CUAL DÉ SEGÚN EL DICTAMEN DE SU CORAZÓN, NO DE MALA GANA NI
FORZADO; PUES DIOS AMA A QUIEN DA CON ALEGRÍA” (2COR. 9,7)

1.- Interpretando el sentir de nuestros hermanos obispos, presbíteros miembros de la
vida consagrada y laicos de nuestra Iglesia en Venezuela, reiteramos nuestra solidaria
fraternidad con el pueblo de Mérida, en particular con los habitantes del Valle del
Mocotíes. El dolor causado por la tragedia de causa natural lo compartimos y hacemos
nuestro en toda Venezuela.

2.- La respuesta de solidaridad tanto de la Iglesia Católica, como de otras
denominaciones religiosas e instituciones civiles no se hizo esperar, prácticamente
desde los mismos instantes de la vaguada que golpeó a tantos hermanos y ha generado
expresiones de una caridad sin límites.

3.- Gracias a la respuesta inmediata de tantas personas de buena voluntad, se ha
podido brindar ayuda en diversas especies, desde medicinas y alimentos hasta ropa y
otros insumos necesarios. La caridad no tiene límites, ni pone condiciones para
practicarla como poco discrimina los destinatarios de las obras de misericordia.

4.- Cáritas Nacional junto con las diversas Cáritas diocesanas, han realizado una rápida
acción para recolectar los insumos que han ido llegando desde diversas partes del país.
Se ha mostrado así la generosidad de todos los católicos y personas de buena voluntad
quienes, aún en medio de una crisis que ha empobrecido a muchos en la nación, no
han dudado compartir no desde lo que les sobra sino desde lo que poco o mucho que
poseen.

5.- Reiteramos nuestro apoyo al Arzobispo de Mérida, Cardenal Baltazar Porras, a su
Obispo auxiliar, Mons. Luis Enrique Rojas, al presbiterio arquidiocesano y a todos los
fieles de esa querida Iglesia hermana, así como a la Cáritas de Mérida y tantas
instituciones religiosas y civiles que han actuado desinteresadamente siempre mirando
el bien de los que sufren. Ello es también una expresión de la opción preferencial por
los pobres. Por supuesto que están presentes todos en las oraciones de los creyentes
en Venezuela.

6.- Lamentamos y reprobamos la actitud de algunas autoridades civiles, así como de la
Guardia Nacional Bolivariana, quienes, lejos de cooperar desinteresadamente, no sólo
han impedido el acceso de gran parte de la ayuda enviada desde diversas partes del
país, sino que han tenido una actitud de displicencia y ofensa hacia los miembros de la
Iglesia y de otras instituciones. Afirman haber recibido órdenes de la superioridad, que
en todo caso debería dar la cara. Les exhortamos, en nombre de las comunidades
afectadas a cambiar su actitud y colocarse al servicio de las instituciones que sí están
colaborando, de tal forma que los envíos de ayudas lleguen pronto a su destino, dando
prioridad al tránsito de carga de insumos; movilizando contingentes para abrir los
caminos y otras acciones en bien de la población afectada. Todo esto indica asumir los
principios fundamentales de la Constitución Nacional.

7.- Hacemos un llamado a las autoridades nacionales, regionales y militares para que
actúen no por intereses particulares. Deben recordar que están al servicio de todos los
venezolanos y no de una parcialidad política.

8.- Imploramos del Dios Liberador su gracia para que sostenga al pueblo sufrido de
Mérida y a todos los que, en su nombre han acudido sin mayor interés que hacer el
bien a los hermanos. La Madre de Dios, nuestra señora de Coromoto nos sostenga a
todos con su maternal protección

Caracas, 30 de agosto del año 2021

Obispos de la Presidencia de la CEV

José Luis Azuaje Ayala
Arzobispo de Maracaibo
Presidente de la CEV
Raúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV
Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal
1° Vicepresidente de la CEV
José Trinidad Fernández Angulo
Obispo electo de Trujillo
Secretario General de la CEV

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba