El Mundo

El Secreto de confesión, según la ley, es revocado en Australia: católicos protestan

Lo que se discute actualmente en Europa y Alemania ya es una realidad en Australia. Una nueva ley está provocando fuertes críticas por parte de la Iglesia Católica.

El arzobispo de Perth, Timothy Costelloe, condena una nueva ley que obligaría a los sacerdotes de Australia Occidental a violar el secreto de la confesión en casos de abuso. La ley criminaliza una «dimensión esencial de la práctica de la fe católica por parte de los sacerdotes», enfatiza en una carta pastoral que será leída el domingo en las iglesias de Australia Occidental y publicada con anticipación por la Arquidiócesis. Además, la violación del secreto confesional no es garantía de una mejor protección de los niños contra los abusos».

Costelloe describe como «particularmente preocupante» que el parlamento de Australia Occidental desatendiera la recomendación de un comité designado por el gobierno, la mayoría de los cuales se opuso a la obligación legal de violar la confidencialidad de la confesión en casos de abuso.

Ya existen leyes similares en los estados de Australia Meridional, Victoria, Tasmania y la ciudad-estado de Canberra. Más recientemente, en julio, Queensland exigió a los sacerdotes que denunciaran los delitos sexuales contra niños de los que se enteraron durante la confesión. Los arzobispos de los estados afectados habían anunciado que no obedecerían la ley.

La abolición del secreto de la confesión fue una de las 189 recomendaciones formuladas por la Comisión Estatal de Abuso en su informe final sobre la mejora de la protección de los niños contra el abuso, que presentó en diciembre de 2017. Los políticos de todos los partidos habían pedido anteriormente que se aboliera el secreto de la confesión, incluidos los ex líderes católicos de la oposición y el ex primer ministro Tony Abbott.

Tras la publicación de un informe de abuso para la Iglesia en Francia, la abolición del secreto confesional también es cada vez más un tema de debate en Europa y Alemania. Más recientemente, el arzobispo de Bamberg, Ludwig Schick, comentó sobre esto y habló de una «discusión fantasma». El número de confesiones ha disminuido drásticamente, por lo que es muy poco probable que un delincuente sexual vaya a confesarse, dijo Schick.-

(Katolishch/InfoCatólica)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba