Trabajos especiales

¿Por qué ‘Aida’ se estrenó en Egipto?

Se inauguraba el Canal de Suez y Egipto quería algo grandioso. Llamaron a Giuseppe Verdi, pero el compositor puso pegas. El estreno de la famosa ópera, del que se cumplen 150 años, fue complicado, desmesurado y apoteósico.

Con motivo de la apertura del canal de Suez, el virrey de Egipto, el jedive Ismael Pachá, encargó al arquitecto italiano Pietro Avoscani el diseño y la construcción de un teatro de la ópera en El Cairo. Para su inauguración, el jedive trató de convencer a Giuseppe Verdi de que compusiera una nueva obra, ofreciéndole 150.000 francos por su trabajo, una fortuna en la época. Pero el compositor italiano ya era rico y no quería aceptar encargos.

Ante la negativa del maestro, el nuevo teatro Ibrahim Pachá abrió sus puertas el 1 de noviembre de 1869 con una representación de Rigoletto. Días después, la emperatriz francesa Eugenia de Montijo presidió la inauguración del canal de Suez, un paso fluvial de 50 kilómetros diseñado por el ingeniero Ferdinand Lesseps que permitiría una nueva ruta marítima entre el Mediterráneo y el mar Rojo.

A Verdi le ofrecieron 150.000 francos, una fortuna. Pero él ya era rico y no quería aceptar nuevos encargos

Pachá, que no había abandonado la idea de patrocinar una nueva ópera que reflejara la grandeza del antiguo Egipto, convenció al egiptólogo francés Auguste Mariette para que escribiera el texto y buscara la forma de involucrar a Verdi en el proyecto. Mariette pidió ayuda al director de la ópera cómica de París, Camille du Locle, un hombre al que Verdi respetaba. Al saber que este respaldaba el proyecto, el maestro aceptó componer la música de Aida.

Du Locle, el arqueólogo Mariette y el propio Verdi escribieron el libreto final de la ópera, cuya versificación corrió a cargo de Antonio Ghislanzoni. Finalmente, el 24 de diciembre de 1871, hace 150 años, Aida se estrenó en el nuevo teatro de la ópera cairota.

El vestuario, los accesorios y la tramoya fueron diseñados por Mariette, quien no reparó en gastos para realzar el espectáculo visual. Por ejemplo, las armas de Radamés eran de plata y la corona que ceñía Amneris, de oro macizo.

Las armas eran de plata y la corona de Amneris, de oro. No se reparó en gastos. El éxito fue arrollador

Aunque Verdi compuso la ópera para la cantante Teresa Stolz, fue la soprano Antonietta Pozzoni la que dio voz a Aida en Egipto.

alternative text
Reestreno en Italia.Tras su éxito en Egipto, Aida se representó en la Scala de Milán con la soprano checa Teresa Stolz, la última compañera de Verdi.

El éxito fue tan grande que el jedive, muy satisfecho, entregó al compositor el título de Caballero del Orden Otomano. Pese a todo, Verdi, que no asistió a la representación de El Cairo, mostró su insatisfacción cuando se enteró de que al estreno solo habían asistido diplomáticos, políticos y aristócratas europeos.

Por esa razón, el músico italiano afirmó que el verdadero estreno de Aida fue en Italia.-

JOSÉ SEGOVIA/ABC de España

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba