Testimonios

Falleció el patriota cubano Reinol González

Eduardo Martínez:

La pasada semana, la última del mes de octubre, Macky Arenas nos alertó del fallecimiento de Reinol González, “el legendario Secretario General de la JOC (Juventud Obrera Católica) de Cuba”.

Para quién no le conoció ni supo quién era, Reinol fue un patriota cubano cuya vida era digna de protagonizar una novela de realismo mágico, escrita por el Nobel Gabriel García Márquez. Como el propio escritor diría cuando en 1977 se enteró de su existencia.

Tuve oportunidad de conocerle personalmente, y enterarme por su propia voz, de la odisea de su vida. Fue en 1978, cuando Macky Arenas- mi amiga desde la infancia- me invitó a conocerle en el lobby de un pequeño hotel de Plaza Venezuela, en Caracas.

Reinol había venido a Caracas, en compañía de Teresita su esposa, para agradecer a los venezolanos que nunca le habían olvidado, entre los que se encontraban Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, el partido Acción Democrática, el Partido Copei, entre otros.

Hubiera hecho cualquier cosa por llevar una cámara para tomarme un selfie con él. Pero en esa época los selfies no habían sido inventados. Pero tampoco llevaba un grabador de cassette, que si habían sido inventados, pero yo no poseía.

No les voy a contar su historia. Para ello publicamos a continuación una buena reseña de la pluma de Macky Arenas, quien tuvo a bien escribirla y enviarla. Pero eso si, puntualizaré unos pasajes que recuerdo vívidamente, a pesar que han transcurrido 43 años.

Reinol González

Opositor a Castro, se casó poco antes de que fuera detenido por los cuerpos de seguridad de un régimen comunista con métodos de represión y tortura soviética.

Sus amigos, lograron sacar de Cuba hacia Miami a su esposa Teresita, quien no sabía que estaba en estado de gravidez.

Es así que no conocería a sus hijos. Su esposa tuvo gemelos. Los conocería a los 17 años de vida.

Teresita recorrió el mundo durante esos más de tres lustros, abogando por su libertad. El Papa, Francisco Franco, la Reina de Inglaterra, Charles De Gaulle, serían algunos de los mandatarios que pedirían su libertad. Pinochet aceptó canjearlo por un dirigente preso allendista; en Bolivia aceptaron canjearlo por los restos del Che Guevara, entre otros canjes. Castro se negó.

Sería un encuentro casual de Teresita con García Marquez quien le llegaría a Fidel Castro para pedirle su libertad. Simplemente, Castro se lo entregó. Así como se oye.

Los elementos de una historia inolvidable

La relación con sus hijos, por esos 17 años, fue telefónica. Todos los años, los sindicatos católicos de Europa hacían una colecta para pagar una llamada el día de Navidad por mediación de la Cruz Roja. En cada llamada, su hija al piano, interpretaba un concierto de Navidad; y su hijo, jugaba con él una partida de ajedréz.

Recuerdo otros dos hechos que no he olvidado. El primero, que estando preso, Fidel fue a verlo para decirle que no lo iban a fusilar porque en ese caso su foto estaría en las oficinas de todos los sindicatos de América Latina.

El segundo, es que cuando nos despedíamos, Macky le preguntó: Ahora que estás libre ¿qué vas a hacer?, y él sin ni siquiera pensarlo dijo: “Recuperar el tiempo perdido”.

De su actitud, lo que más me impresionó fue que a pesar, de estar recluído en las cárceles cubanas, en condiciones insalubres y denigratorias, no sentía ni tenía resentimientos.

Estoy seguro que a Reinol González Dios lo tiene en el Cielo sin pasar por el purgatorio. Ya había sufrido en vida el infierno de las cárceles comunistas cubanas.

2 de noviembre de 2021

Fotografía cortesía de AMÉRICA 2.1

Para leer la nota de Macky Arenas, hacer click en el siguiente link: https://www.eastwebside.com/dolor-en-el-exilio-cubano-se-fue-un-luchador-por-la-libertad.html

www.economiavenezolana.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba