Lecturas recomendadas

The Economist: Con un índice de aprobación de alrededor del 15%, Maduro no podría ganar unas elecciones justas

He aquí seis pasos que ha dado Maduro en el camino hacia la autocracia.

«NO veo cómo Nicolás Maduro tenga la capacidad de permanecer por un tiempo prolongado en el gobierno«, dijo Henrique Capriles, ex candidato presidencial, en 2013. «Se acerca el final para Maduro«, concluyó Ian Bremmer, politólogo, en 2017. «Los días de Maduro están contados», prometió Mike Pompeo, entonces secretario de Estado de Estados Unidos, en 2019.

El presidente de Venezuela ha tenido la satisfacción de demostrar que todos estaban equivocados. El comportamiento de Maduro durante las transmisiones en la televisión estatal estos días es de una calma avuncular. En octubre, llevó a los televidentes a un recorrido por el palacio presidencial para mostrar las llamativas decoraciones navideñas. «¡Qué bonito!», exclamó mientras señalaba un ciervo de plástico.

Esta alegría festiva es rara fuera del palacio. Maduro ha supervisado una de las peores recesiones de la historia del mundo. Bajo su incompetente gestión, la economía de Venezuela se ha reducido en un 75%. Unos 6 millones de personas han emigrado: más de una quinta parte de la población. Si se celebraran elecciones presidenciales justas, es casi inconcebible que ganara. Su apoyo en las encuestas de opinión ronda el 15%. Pero el Sr. Maduro no deja que la gente pequeña le diga lo que tiene que hacer. En los últimos cinco años, su régimen ha pasado de ser algo autoritario a serlo de forma descarada. Cuando los venezolanos acudan a las urnas para las elecciones municipales del 21 de noviembre, es muy poco probable que la oposición -que, para variar, está participando- llegue muy lejos. He aquí seis pasos que ha dado Maduro en el camino hacia la autocracia.

Lo que es más importante, ha continuado y ampliado la subversión de las instituciones que comenzó con su predecesor, Hugo Chávez, que fue presidente de 1999 a 2013. Después de que el Partido Socialista Unido de Maduro perdiera el control del parlamento en 2015 (en lo que la mayoría de los observadores consideran las últimas elecciones remotamente justas), se pusieron en marcha varias medidas para impedir que la oposición lograra algo. El Tribunal Supremo se llenó de jueces leales. En 2017 se disolvió el parlamento elegido y se sustituyó por una asamblea constituyente con sello de aprobación. Más tarde se restableció el parlamento, con una mayoría socialista, tras unas elecciones injustas. La autoridad electoral que supervisó todos estos cambios es flagrantemente parcial.

Mientras tanto, el régimen ha reforzado su control sobre los medios de comunicación. Los canales privados están dirigidos por personas que simpatizan con el régimen o que han decidido plegarse a él. El gobierno ha cerrado casi todos los periódicos. Se supone que los partidos de la oposición tienen el mismo acceso a los medios de comunicación antes de las elecciones, como las de noviembre, pero en la práctica están casi completamente excluidos. Un análisis de la cobertura reciente de la principal cadena de televisión estatal descubrió que la oposición no se mencionó en absoluto en tres de los nueve días examinados y que el resto de las veces sólo se hizo referencia a ella de forma breve y despectiva, como «radical» o «extrema». Varios sitios web críticos con el régimen están bloqueados.

Habiendo heredado su cargo de un militar que fue tanto el autor (en 1992) como el objetivo (en 2002) de intentos de golpe de Estado, Maduro está dispuesto a evitar cualquier disgusto similar. Chávez, mientras era presidente, creó un ejército leal a sí mismo, no a Venezuela. Maduro recibe ayuda de espías cubanos para encontrar y purgar a los oficiales potencialmente problemáticos. «Créame, puede ser totalmente despiadado si lo necesita», dice un antiguo funcionario del gobierno.

Decenas de oficiales han sido encarcelados. Algunos han sido supuestamente torturados. El mes pasado, el general Raúl Baduel murió en un centro de detención dirigido por los servicios de seguridad. Ex ministro de Defensa, que ayudó a restituir a Chávez en la presidencia tras el golpe de Estado de 2002, comenzó a discrepar de su antiguo jefe en 2007. Durante la mayor parte del resto de su vida estuvo encarcelado por cargos de corrupción no probados, a pesar de las peticiones de clemencia de su familia. Su hija dice que fue asesinado. (El gobierno dice que murió de covida-19).

Los oficiales que apoyan al régimen tienden a prosperar. Bajo el mandato de Maduro, las fuerzas armadas tienen un control informal de la extracción de oro y diamantes, por razones que nadie puede explicar. La industria petrolera de Venezuela no es tan lucrativa como solía ser, gracias a las sanciones y a la mala gestión, pero el régimen tiene otras formas de recompensar la lealtad. Una de ellas es conceder a los compinches permiso para construir viviendas en parques nacionales. Se cree que los oficiales y funcionarios están entre los propietarios de lujosas mansiones que han brotado en áreas supuestamente prohibidas para la construcción, incluyendo el archipiélago caribeño de Los Roques y la montaña supuestamente protegida sobre Caracas.

Algunos especularon que cuando el Sr. Maduro arruinara la economía, provocaría un levantamiento masivo contra su régimen. No fue así. Muchos de los venezolanos más enfadados y enérgicos huyeron al extranjero, y ahora envían a casa dinero en efectivo que ayuda a sus familiares a sobrevivir. Los que se quedaron se han vuelto cada vez más dependientes del Estado. Si se rebelan, temen que les deje morir de hambre. En 2016, Maduro introdujo la distribución bimensual de alimentos. Para ello, los beneficiarios deben tener una tarjeta de identidad que se expide a los votantes en los bastiones progubernamentales. El mensaje es claro: con la lealtad viene la comida.

Tal vez el movimiento más sorprendente de Maduro ha sido su aceptación del dólar estadounidense. Tras denunciar la moneda como una herramienta imperialista, ahora le da «gracias a Dios» por su existencia. El cambio se produjo en 2019, durante un apagón de seis días que hizo imposible realizar pagos electrónicos. Eso obligó a la gente a aceptar el dólar, técnicamente en contra de la ley. Desde entonces, el régimen ha abandonado los controles de precios y el tipo de cambio fijo y, en su lugar, ha abrazado el billete verde. En junio, alrededor del 70% de las transacciones se realizaban en dólares, una política que ha reducido la inflación anual de un pico de más de 2.000.000% en 2019 a menos de 2.000%, lo que para los estándares del Sr. Maduro es un éxito.

El uso de dólares ha ayudado a simplificar el envío de remesas. También ha hecho la vida de la gente de clase media un poco más tolerable. En todo el país se están reabriendo los casinos. En la burbuja relativamente rica del este de Caracas, las tiendas de divisas venden de todo, desde ropa de esquí de diseño hasta jarabe de arce orgánico. Los cínicos llaman al proceso Pax Bodegónica, o paz a través de las tiendas de delicatessen.

A diferencia de otros regímenes autoritarios, como Corea del Norte, Venezuela sigue pretendiendo ser una democracia. Al comienzo de los 24 días de campaña antes de las elecciones de este mes, Maduro imploró a la gente que participara. Votar era «la mejor demostración de amor a la democracia venezolana». Pero su régimen también ha demostrado que, cuando corre el riesgo de perder unas elecciones, hace trampas, ignora los resultados o ambas cosas.

La táctica no sólo ha permitido al régimen sobrevivir. También parece haber convencido a muchos venezolanos de que la democracia no funciona. En una encuesta realizada en octubre por la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, la mitad de los venezolanos dijo que la democracia era su forma de gobierno preferida, lo que supone una caída de 18 puntos porcentuales desde que Maduro asumió el poder.

 

Traducción: Marcos Villasmil/The Economist-América 2.1

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba