El Mundo

Religiosos dominicos a salvo mientras edificios apedreados y quemados en los disturbios de las Islas Salomón

Dos docenas de frailes y hermanas dominicos que ministran en las Islas Salomón están a salvo a pesar de los extensos daños e incendios en la ciudad capital, Honiara, a medida que se profundizan los disturbios civiles, dijo el padre Anthony Walsh, provincial dominicano.

Las Islas Salomón​ son un país insular independiente situado en Oceanía, en la Melanesia tradicional. Forma parte de la Mancomunidad de Naciones. Allí se encuentran dos docenas de frailes y hermanas dominicos que ministran en las Islas Salomón están a salvo a pesar de los extensos daños e incendios en la ciudad capital, Honiara, a medida que se profundizan los disturbios civiles, dijo el padre Anthony Walsh, provincial dominico.

Los dominicos viven en comunidad cerca del aeropuerto, separados de la ciudad principal por un puente, que está cerrado.

Las Islas Salomón tienen un historial de disturbios civiles periódicos, incluido un incendio provocado en el distrito de Chinatown de Honiara, que se remonta a 2001.

Los disturbios estaban relacionados con los celos económicos de larga data entre la provincia de Malaita y otras provincias.

El padre Walsh dijo que este último período de disturbios fue un «resurgimiento» de esas viejas tensiones, que el detonante esta vez fue cuando el primer ministro Manasseh Sogavare abandonó las relaciones diplomáticas con Taiwán para retomarlas con China en 2019.

La provincia de Malaita tenía fuertes lazos con Taipei y el primer ministro de Malaita, Daniel Suidani, ha desafiado repetidamente la posición de política exterior del gobierno para pedir ayuda a Taiwán.

«Eso ha estado hirviendo durante un tiempo», dijo el padre Walsh.

Las tensiones aumentaron después de que una protesta pacífica de 1000 personas de la provincia de Malaita en Honiara se volviera violenta el miércoles.

La policía se abalanzó sobre la protesta y disparó balas de goma y gases lacrimógenos contra la multitud. Desde entonces, los edificios han sido apedreados e incendiados mientras el caos se extendía por la ciudad y otras provincias.

Australia ha enviado un contingente de policías y oficiales del ejército como parte de un acuerdo entre las dos naciones.

Alrededor de la 1 de la madrugada, hora de Honiara, llegaron 23 agentes de la Policía Federal Australiana para reforzar la fuerza policial de las Islas Salomón.

El primer ministro Scott Morrison enfatizó que la presencia australiana no era una intervención sino para ayudar con el «control de disturbios».

Es probable que los disturbios se prolonguen a pesar de un bloqueo de 36 horas para la capital.

El padre Walsh dijo que lo que hizo que esta vez fuera diferente, fue que los incendios estaban más cerca del aeropuerto que en períodos anteriores de disturbios.

Afortunadamente, dijo, la gente no tuvo acceso a armas como en épocas anteriores de disturbios.

Con sede en Honiara, la Coordinadora de Calidad del Programa de Caritas Australia para las Islas Salomón, Rose Everlyn Clough, dijo que las protestas en curso han sido «alarmantes. Pero lo que realmente me preocupa son los impactos en las comunidades con las que hemos estado trabajando durante tanto tiempo. He estado trabajando con algunas comunidades muy remotas y sé que enfrentarán aún más desafíos cuanto más tiempo continúe.

Para las comunidades que ya están luchando sin acceso a agua potable, o con opciones limitadas de medios de vida, este tipo de eventos simplemente crean más incertidumbre y más trastornos.

Esperamos que las protestas disminuyan pronto para que podamos continuar con nuestro trabajo, y pedimos el apoyo de los australianos para asegurarnos de que aquellos que ya están luchando por acceder a alimentos y agua potable no se queden sin ellos durante este período».

La directora del Pacífico de Caritas Australia, Emma Dawson, dijo que cuanto más se prolonguen las protestas, más se interrumpirá la cadena de suministro.

«Esto significa que es posible que las comunidades no puedan comprar o intercambiar bienes, incluidos alimentos y suministros vitales para la higiene y el saneamiento, que ya son un problema en el país.

Para las familias que ya viven cerca del umbral de la pobreza, esto podría hundirlas y las comunidades remotas se volverán aún más aisladas».

Caritas Australia ha estado trabajando en las Islas Salomón desde 1999 y continúa trabajando con las comunidades locales para aumentar el acceso al agua potable, instalaciones de saneamiento e higiene, así como para difundir información vital sobre la importancia del tratamiento y la vacunación COVID-19.-

(CatholicLeader/InfoCatólica)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba