Lecturas recomendadas

Los multimillonarios son más multimillonarios

El Laboratorio de las Desigualdades Mundiales señala que los efectos financieros de la crisis de la COVID-19 provocaron un aumento de las desigualdades, pues solo el 10% de la población concentra el 76% de la riqueza

La riqueza acumulada por los multimillonarios en el mundo se disparó en 2021 por los efectos financieros de la crisis de la COVID-19, lo que provocó un aumento de las desigualdades. La mitad más pobre de la población solo es propietaria de un 2% de los activos.

La riqueza de las 520 mil personas que componen el selecto grupo del 0,01% de los más adinerados ha crecido en términos relativos este año, marcado por la efervescencia de los mercados financieros, hasta representar el 11 % del total mundial. Así lo destacó el Laboratorio de las Desigualdades Mundiales en la segunda edición de su informe publicado este martes.

Ese 0,01% acumulaba un 7% de la riqueza en 1995. Ese porcentaje subió ligeramente por encima del umbral del 10% en vísperas de la crisis financiera global, que la redujo al 8% en 2010. Luego inició una tendencia a la recuperación que se ha acelerado este año, según los autores de este estudio coordinado, entre otros, por los economistas Thomas Piketty y Gabriel Zucman.

La evolución es casi simétrica cuando se examina el grupo de los que tienen más de mil millones de dólares en bienes y activos. En 1995, esos multimillonarios eran propietarios de alrededor del 1% de la riqueza mundial, que subió a poco más del 2% en 2020 y escaló en 2021 hasta el 3,5%.

Si se amplía un poco más la muestra, el 1% más aventajado se quedó con el 38% del incremento de la riqueza generada en el mundo entre 1995 y 2021. Mientras el 50% de los más pobres únicamente han conseguido un 2,3%.

10% de la población concentra el 76% de la riqueza

El resultado es que esa mitad de la población tiene un patrimonio medio de 2.900 euros por adulto. En conjunto, representa solo un 2% del total mundial, mientras el 10% superior concentra el 76%.

Cuando se examinan los ingresos, el 10% de los multimillonarios en 2021 se quedan con el 52% del total (de media 87.200 euros por adulto). El 50% más pobre se tiene que contentar con el 8,5% (2.800 euros para todo el año).

Latinoamérica es, junto con el norte de África y Oriente Medio (MENA), la región con más desigualdades.

El 10% superior se lleva hasta el 58% de los ingresos en MENA, el 55% en Latinoamérica y el 45,5% en Estados Unidos. Europa es el área con la menor brecha, ya que ese 10% concentra el 36%.

La riqueza acumulada por el 10% más privilegiado representa hasta un 78,7% en México, 79,8% en Brasil y 80,4% en Chile. En esos 3 países, la riqueza del 50% más pobre es negativa. Esto significa que sus deudas son superiores al valor de su patrimonio.

Los autores del informe señalaron que las desigualdades entre las poblaciones de los Estados más pobres y de los más ricos han disminuido en las 2 últimas décadas. Sin embargo, se han acrecentado en el interior de los países, que son de la misma magnitud que las que había durante el punto álgido del colonialismo a comienzos del siglo XX.

En la práctica, los ingresos del 10% más rico son 38 veces superiores a los del 50% más pobre. En cambio, en 1820 esa brecha era prácticamente la mitad.

Brecha de género

Los autores del estudio presentaron en esta edición un nuevo indicador sobre la brecha de género. Este muestra que las mujeres en términos globales perciben menos del 35% de los ingresos de trabajo. Teniendo en cuenta que en 1990 ganaban cerca del 30%, el progreso en estos 3 decenios ha sido “muy lento”.

También notaron que los ingresos y la riqueza están directamente vinculados con las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas causante del efecto invernadero.

El 0,01% de la población más rica es responsable del 11% de esas emisiones. Por eso consideran que las políticas climáticas, como las tasas de carbono, tendrían que ir dirigidas de forma mucho más selectiva contra las personas más favorecidas económicamente.

Los responsables del Laboratorio de las Desigualdades Mundiales insistieron en que todas estas fracturas no son inevitables, sino consecuencia de decisiones políticas, y se pueden corregir.

Su principal propuesta para conseguirlo es un impuesto progresivo a los multimillonarios de todo el mundo que, con un tipo medio del 1% sobre la riqueza, permitiría recaudar el equivalente del 1,6% de los ingresos mundiales para ser reinvertidos en educación, sanidad y en la transición ecológica.-

Reuters

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba