Opinión

Venezuela: ¿Estado Fallido o Canalla?

 

Raúl Ochoa Cuenca:

 

Tratándose de Israel, país que posiblemente, junto con los Estados Unidos y Rusia son los naciones que mejor conocen el régimen de los ayatolás, en el poder desde el año 1978, me ha parecido de interés el llevar a nuestros lectores algunos conceptos emitidos por el canciller del estado hebreo, el Sr Yair Lapid e igualmente discernir sobre ese fenómeno delincuencial contemporáneo, el cual camina a grandes pasos: las organizaciones criminales transnacionales sostenidas por estados fallidos o canallas.

 

El canciller Lapid, un ex actor y periodista televisivo es el fundador de uno de los partidos que forman parte de la coalición gubernamental, partido este laico y de centro y el cual fundó en el año 2012. La actual coalición de gobierno no fue posible sino después de varios intentos para obtener la confianza de la knesset, el parlamento hebreo, coalición ésta que sustituyó a los gobiernos de Benjamin Netanyahu, quien gobernó Israel en su conjunto por 14 años. El actual canciller y primer ministro alterno, hace especial hincapié en sus declaraciones sobre la influencia que la Republica islamista de Iran está llevando a cabo y según el, con hechos muy concretos en países débiles geo políticamente, pero muy fuertes en cuanto a la represión que utilizan como instrumento para mantenerse en el poder Y menciona las relaciones priviligiadas que mantiene ese pais musulman extremo con la dictadura venezolana.

 

Menciona el hecho de el respaldo de Irán en la burla que hace Maduro de las sanciones impuestas por la Unión Europea y los Estados Unidos de América y el Canadá, con el fin de presionar a la dictadura en la búsqueda de una solución a la grave crisis social y de pre-hambruna que vive el 90 % de la población venezolana, nación esta que como todos sabemos era rica, muy rica hasta el año 1999, cuando fue objeto de un secuestro de bienes y personas de la modalidad “Non Stop”. Desde el 1999 hasta el día de hoy, Chavez primero y Maduro después, quienes con la complicidad del ejército continúan la ejecución de este magno delito. Concuerdo con esta apreciación de la debilidad de países con regímenes dictatoriales. agregando que son débiles geo políticamente ya que sin el soporte de estas grandes potencias, tales como Rusia y China y de paises de importante desarrollo militar y de espionaje, como la republica islamista del Iran, estas dictaduras serian parte de la historia. Me refiero concretamente al caso de Venezuela.

 

Dejo por último a Cuba, la Cuba de los chulos, la Cuba de los vividores comunistas quienes primero desangraron a la Unión Soviética y cuando esta desapareció, vieron como la tabla de salvación a un pobre rico país: la Venezuela de Chavez.  Con la ascensión del comandante eterno, Fidel, cual encantador de serpientes, sin turbante pero con espesa barba, logró el negocio del siglo: cambiar espías, falsos médicos, una super estructura represiva, la cual habían instaurado y afinado en ese país en más de 40 años de férrea dictadura por metales preciosos y estratégicos (oro y coltán) más 100.000 barriles de petróleo crudo por día y productos derivados como gasolina y diesel, entre otros.

 

Y a través de esta consecución de hechos y políticas Venezuela de la mano de Fidel, entra en ese mundo perverso que la antropología llama delincuencia organizada transnacional, un concepto que implica la ejecución de múltiples actividades ilícitas, cuyas consecuencias presentan una amenaza para cualquier sociedad, socavando seriamente sus estructuras sociales, políticas y económicas, tal cual ha venido ocurriendo en Venezuela desde el inicio mismo de la toma del poder por Chavez, convirtiendo a la rica nación y muy cerca de alcanzar niveles de desarrollo cercanos a los de Portugal en el 1978, en una nación que en poco tiempo pasa a convertirse en un estado fallido y socialmente en estado de pre hambruna.

 

Pero veamos brevemente la definición de estados fallidos.  Para Noam Chomsky, el judio profesor del MIT, icono viviente lo los “progre” americanos y de los grupos conocidos como “radical chic” del mundo occidental, son los que carecen de capacidad para proteger a sus ciudadanos de la violencia, llámese física o alimentaria y se consideran más allá del derecho, por lo que en el caso de Venezuela no me cabe la menor duda, que este ¿ex país? debe ser catalogado mas alla de esta definicion del pensador y autor americano, ya que sus politicas hacen necesario su inclusion en el historicamente reducido grupo de paises conocidos como estados canalla, siendo la nacion venezolana dominada por un régimen no solo autoritario, el cual irrespeta los derechos humanos al practicar comunmente detenciones ilegales y la aplicacion de la tortura como metodo sistematico en la fase pre y post de los interrogatorios, sino que ademas como demostrado está, propicia el terrorismo al convertirse en financista y proveedor de armas para estos grupos criminales del sudcontinente americano.

 

En la actualidad, 4 países son considerados estados canallas: Corea del Norte, Cuba, Irán, Irak y Libia. La definición de Estado canalla es determinada exclusivamente por el gobierno de los Estados Unidos e incluye principalmente a los países que apoyan el terrorismo o utilizan o desarrollan armas de destrucción masiva.

Una variable que ha adquirido mayor relevancia en el análisis, desde finales de los noventa y comienzos de nuestro siglo, se refiere a la cuestión de la soberanía territorial: si un Estado cede el control de una parte de su territorio –por lo general, a grupos paramilitares o a bandas delictivas que imponen condiciones de constante terror a sus habitantes–, y no lucha por recuperarlo, entonces califica como Estado fallido”. Este último párrafo lo copio del editorial del diario de Caracas “El Nacional”  del día 26 de diciembre del 2021, el cual firma Miguel Enrique Otero. Me parece igualmente pertinente recordar el artículo escrito al inicio del pasado año por este autor, titulado “El peligro de la desintegración en Venezuela”,(1) por el cual alertaba al concierto de naciones democráticas y libres de ese peligro, que con los días ha pasado del nivel de alerta al de plena ejecución.

 

Ejemplo de ello es la reciente extradición hacia los USA de un personaje, vivo ejemplo de la  delincuencia sostenida por las estructuras políticas y jurídicas de los estados fallidos, el Señor Alex Saab Moran, un delincuente colombiano con pasaporte diplomático y un nombramiento como embajador extraordinario y plenipotenciario de Venezuela, hecho este con el único objeto de proteger sus actividades delincuenciales al servicio de la familia imperial residente en Fuerte Tiuna y de grupos terroristas iraníes y del medio oriente, léase Hezbollah.

 

Según un análisis que hiciera para el diario New York Times el periodista Jeremy McDermott  (InSight Crime) y publicado el 17 de julio de 2018, ya para ese entonces y desde mucho tiempo atrás, “Venezuela se había convertido en un centro regional del crimen con profundas consecuencias para América Latina y otras regiones del mundo. Además, con la reelección de Nicolás Maduro las raíces del crimen organizado en el país sudamericano se extenderán aún más. La lealtad del Ejército aseguró que el presidente pudiera eludir a la Asamblea Nacional —controlada por la oposición—, reprimir a los manifestantes y montar una elección presidencial absurda en mayo, con lo que obtuvo seis años más en el cargo. El último resquicio democrático se desplomó”.

 

Ahora Maduro se mantiene en el poder gracias a un sistema que, según antes se sospechaba, ya hoy existen serios indicios de sus vínculos criminales, pero no solo como lo afirmaba el diario neoyorquino casi 4 años antes, ya que es público y notorio que Maduro, asistido por una clica de delincuentes disfrazados de militares y con el asesoramiento de la cúpula cubana, estariá involucrado en actividades de narcotráfico internacional. De hecho el ex jefe de los servicios de inteligencia venezolanos, el general ® Hugo Carvajal,  tanto con Chavez como con Maduro, está detenido en una cárcel de Madrid a la espera de ser extraditado hacia la ciudad de Nueva York acusado de ser uno de los cooperadores del gobierno venezolano en el negocio de exportar a los Estados Unidos cocaína. Es el gobierno de ese país el que ha acusado formalmente a Nicolas Maduro ante una Corte Federal de cooperador y financista de ese macabro negocio. Maduro Moros al ser considerado como criminal de alta peligrosidad para la seguridad de los Estados Unidos ofrece una alta suma (15.000.000 de U.S $ ) como recompensa para aquella(s) persona(s) que hagan posible su captura y así su comparecencia ante el tribunal que ha dictado la orden de captura, lo cual incluye un aviso de alerta roja a la Interpol. A Maduro la fiscalía del estado de Nueva York le imputa los delitos de conspiración para el narcoterrorismo, conspiración para la importación de cocaína, y tenencia de armas y otros artefactos destructivos con fines terroristas. Amanecerá y veremos dijo un ciego.

 

Raúl Ochoa Cuenca, en Anfi del Mar el 31 de diciembre del 2021.

 

https://elvenezolanonews.com/2021/01/27/el-peligro-de-la-desintegracion-en-venezuela-por-raul-ochoa-cuenca/

https://americanuestra.com/raul-ochoa-cuenca-el-peligro-de-la-desintegracion-en-venezuela

Fuentes. New York Times del 17 de Julio del 2018. Infobae.com del 29 de diciembre del 2021 El Nacional de Caracas del 26 de diciembre del 2021. insightcrime.org. Archivo personal.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba