El Papa

El Papa: «¿Cómo permitimos que haya personas que sean perseguidas simplemente por profesar públicamente su fe?»

El séptimo año de «El Video del Papa», la iniciativa global que recoge las intenciones de oración del Santo Padre, se inauguró con un mensaje contra la discriminación y la persecución religiosa.

En la edición de enero de 2022, el Papa asegura que la libertad religiosa no se limita a la libertad de culto, sino que está vinculada a la fraternidad, e invita a valorar las diferencias del otro y a reconocer, antes que nada, la dignidad que cada uno tiene como ser humano.

Con un llamado de atención a todos los gobiernos del mundo, el Video del Papa, que este mes recibe el apoyo de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), la organización que ayuda a los fieles perseguidos, oprimidos o necesitados, mediante la información, la oración y la acción, refuerza la idea de que en las sociedades en las que vivimos y nos desarrollamos ha de florecer el reconocimiento de los derechos y la dignidad que todos tenemos por el hecho de ser personas.

Minorías religiosas y persecuciones

En su primera intención de oración del 2022, Francisco comienza con dos preguntas directas, incisivas y que claman respuesta:

«¿Cómo puede ser que actualmente muchas minorías religiosas sufran discriminaciones? ¿Cómo permitimos que haya personas que sean perseguidas simplemente por profesar públicamente su fe?».

Según revela el «Informe de Libertad Religiosa en el Mundo» publicado por ACN en abril de 2021, la libertad religiosa se vulnera en un tercio de los países del mundo en los que viven cerca de 5.200 millones de personas. El mismo informe expone que más de 646 millones de cristianos viven en países donde la libertad religiosa no es respetada.

Asimismo, desde 2020 se viene denunciando cómo muchas minorías étnicas y religiosas, especialmente las que son de origen musulmán, no gozan de plenos derechos de ciudadanía en los países en los que viven.

La libertad religiosa como base de la paz

Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo de ACN Internacional, confirma:

«Aunque es imposible conocer la cantidad exacta, nuestra investigación indica que dos tercios de la población mundial vive en países donde se producen violaciones a la libertad religiosa de una u otra forma. ¿Sorprende? No, esta situación ha ido creciendo durante siglos a partir de las raíces de la intolerancia, pasando por la discriminación, hasta la persecución».

Y añade:

«Creemos firmemente que el derecho a ser libre de practicar o no cualquier religión es un derecho humano fundamental que está directamente relacionado con la dignidad de cada persona. Puede parecer obvio, pero incluso cuando los derechos humanos están en boca de todos, la libertad religiosa suele pasar desapercibida. Pero este derecho es el punto de partida de toda nuestra misión. ¿Cómo podríamos defender los derechos de la comunidad cristiana si no abogamos primero por el derecho universal? La religión se manipula muchas veces para provocar guerras».

«En ACN nos enfrentamos a ello todos los días», reconoce Heine-Geldern. «Defender el derecho a la libertad religiosa es clave para exponer la realidad de estos conflictos. Las comunidades religiosas desempeñan un papel central cuando ‘nada funciona’ política o diplomáticamente en las regiones en guerra y crisis del mundo. El mundo debe ser consciente de que las perspectivas de coexistencia pacífica serán desalentadoras si no se respeta la libertad de religión o de creencias como un derecho humano fundamental basado en la dignidad humana de cada persona».

Caminos de fraternidad: acoger las diferencias de los demás

El Papa recuerda que la libertad religiosa está ligada al concepto de fraternidad. Y para comenzar a transitar los caminos de fraternidad en los que Francisco tanto insiste desde hace años, es imperativo no solamente respetar al otro, al prójimo, sino genuinamente valorarlo «en su diferencia y reconocer en él a un verdadero hermano». Para el Santo Padre «como seres humanos tenemos tantas cosas en común que podemos convivir acogiendo las diferencias con la alegría de ser hermanos». Sin conceder esta premisa, el camino hacia la paz y la convivencia común no es posible.

A propósito de la intención que inaugura el nuevo año, el padre Frédéric Fornos SJ, director internacional de la Red Mundial de Oración del Papa, comentó:

«Francisco nos ha dado una brújula con su encíclica Fratelli Tutti: la fraternidad humana. Pues como dijo también en su mensaje para el primer Día Internacional de la Fraternidad Humana, ‘hoy la fraternidad es la nueva frontera de la humanidad. O somos hermanos, o nos destruimos mutuamente’».

Para ello, consideró, «es importante reconocer lo que duele a la fraternidad, para poder sanarla y evitar que se traduzca en discriminación y persecución religiosa, como tantas veces acontece, en particular contra los cristianos». Y pidió:

«Recemos por esta intención de oración con todo nuestro corazón: ‘para que todas las personas que sufren discriminación y persecución religiosa encuentren en las sociedades en las que viven el reconocimiento de sus derechos y la dignidad que proviene de ser hermanos y hermanas’».

(Aica/InfoCatólica)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba