Opinión

Una sola voz ante la tragedia

Alfredo Coronil Hartmann:

Siempre me ha parecido una vileza el sacar provecho político del dolor, el sufrimiento, la perdida de vidas humanas o animales. Vileza y bajeza, si la tragedia misma es por fenómenos naturales, mas ello no excluye la culpabilidad por omisión, la negligencia culpable, el fenómeno natural es eso natural, no existen responsables directos o perpetradores, a menos que pretendamos penalizar a la madre naturaleza. Pero las magnitudes del daño se pueden alterar si ha habido o no la necesaria prevención, aquella a la que está obligado todo responsable político, en cada escala de la administración, desde el municipal hasta los poderes nacionales.

Quien rescató a quien es irrelevante el amor es real y es eficaz.

En Venezuela nunca hemos sido buenos en la prevención, ignoramos el mantenimiento de las mas costosas y esenciales instalaciones, somos reactivos y no pro-activos ante las necesidades sociales mas importantes, lo fuimos en la democracia-civil y lo somos con mas énfasis en la narco-tiranía. Recuerdo que poco faltó para que se pretendiera calificar al GURY de obra suntuaria, porque estaba previsto para treinta millones de habitantes y Venezuela tenía solo seis cuando se inició, es decir la prevención en la planificación no se comprendía, no han abundado los hombres de Estado entre nosotros, en cambio nos crecemos en las emergencias y a troche y moche las superamos improvisando bien o mal.

Es evidente que la responsabilidad está cercanamente emparentada con las posibilidades materiales de tomarlas con tiempo y profesionalismo, hubo recursos importantes en la Democracia-civil con los cuales se han debido tomar esas medidas y en muchos casos no hubo ni la visión ni la responsabilidad de hacerlo, personalmente abogué ante altos funcionarios del Estado, entre ellos dos gobernadores del Estado que representaba en el parlamento nacional y de quienes me sentía suficientemente amigo como para insistir, si se quiere presionar, para preveer la limpieza, embaulamiento y mantenimiento de las quebradas de Caracas y del Distrito -hoy Municipio- Sucre del Estado Miranda y fracase en mi insistente y posiblemente irritante llamado a hacerlo.

Tejerías virtualmente desaparecida, no siempre el agua es vida.  escenas de un país desolado y agónico, en la noticia que publicita mas abajo el sátrapa entrega a cuba nuestra sangre y nuestra vida, ya hay mas de 25 cadáveres rescatados y se ignora el número de desaparecidos, familias enteras ¡ Hecho en socialismo.

No los puedo excusar, ni los excuso por no haberlo hecho, tampoco al partido que me había llevado a la Cámara de Diputados, ni a los gobiernos de Copei que tuvieron la responsabilidad del gobierno igual que los adecos. Pero que, en la feria de las maravillas que vivió Venezuela en los primeros 15 años del chavismo, no se haya hecho nada, es criminal. Las magnitudes fueron faraónicas, la responsabilidad también.

Chávez tuvo la friolera de más de tres veces LA SUMA de todas las divisas que recibió Venezuela desde 1899 hasta 1998, es decir desde Cipriano Castro hasta el final del segundo gobierno de Rafael Caldera. Prodigios hubo en esos 15 años de hartazgo petrolero, tanto que una vendedora de envases plásticos y productos Avon pudo atesorar 4 mil millones de dólares y que la sola fortuna de un ex-presidente de PDVSA, rojo, rojito, daría envidia a cualquier Tycoon de Wall Street o a un sultán oriental, ese personaje -hoy aspirante a la presidencia de la República- peleado a estas alturas con el establishment madurista, podría «donar» de sus caudales los fondos para embaular todas las quebradas del país, sin que le tiemble el pulso.

Lo que se ha hecho con los venezolanos, los que aquí vivimos y los obligados a emigrar en condiciones muchas veces, menos que precarias, arriesgando y perdiendo muchas veces la vida en el «Tapón del Darien» y en otras latitudes de alto riesgo, no tiene ni puede tener perdón de Dios. Estos muertos y desaparecidos en la vaguada trágica van a su cuenta…

Alfredo Coronil Hartmann

Ítaca 9-X-2022

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba