El Papa

Papa Francisco advierte sobre el uso de bombas atómicas desde el Coliseo de Roma

«En el silencio de la oración, esta tarde, hemos escuchado el grito de la paz: una paz sofocada en tantas regiones del mundo, humillada por demasiada violencia, negada incluso a los niños y a los ancianos, que no se libran de la terrible dureza de la guerra», ha dicho el Papa

Por la tarde del martes 25 de octubre el Papa participó en el Encuentro Internacional promovido por la Comunidad de Sant’Egidio en el «Espíritu de Asís» sobre el tema «El grito de la paz». Religiones y culturas en diálogo». Para eso el Papa se trasladó al Coliseo de Roma y, a las 16:30, el Papa presidió la oración de los cristianos, junto con representantes de otras religiones. A continuación, el Papa subió al escenario junto con los distintos representantes donde se celebró el Encuentro Internacional y comenzó la ceremonia, al final de la cual se leyó el Llamamiento por la Paz.

Ofrecemos a continuación la traducción al castellano del discurso que pronuncio el Santo Padre:

***

Agradezco a cada uno de los que participan en este encuentro de oración por la paz. Expreso una especial gratitud a los líderes cristianos y de otras religiones, animados por el espíritu de fraternidad que inspiró la primera convocatoria histórica deseada por San Juan Pablo II en Asís, hace treinta y seis años.

Este año, nuestra oración se ha convertido en un «grito», porque hoy la paz está gravemente violada, herida, pisoteada: y esto en Europa, es decir, en el continente que en el siglo pasado vivió las tragedias de las dos guerras mundiales -y ahora estamos en la tercera-. Por desgracia, desde entonces, las guerras no han dejado de ensangrentar y empobrecer la tierra, pero el momento que vivimos es especialmente dramático. Por eso hemos elevado nuestra oración a Dios, que siempre escucha el grito angustiado de sus hijos. ¡Escúchanos, Señor!

La paz está en el corazón de las religiones, en sus Escrituras y en su mensaje. En el silencio de la oración, esta tarde, hemos escuchado el grito de la paz: una paz sofocada en tantas regiones del mundo, humillada por demasiada violencia, negada incluso a los niños y a los ancianos, que no se libran de la terrible dureza de la guerra. El grito por la paz suele ser silenciado no sólo por la retórica de la guerra, sino también por la indiferencia. Se silencia por el odio que crece mientras se lucha.

Pero el grito por la paz no puede ser silenciadosurge del corazón de las madres, está escrito en los rostros de los refugiados, de las familias que huyen, de los heridos o de los moribundos. Y este grito silencioso sube al cielo. No conoce fórmulas mágicas para salir de los conflictos, pero tiene el sacrosanto derecho de pedir la paz en nombre del sufrimiento que ha padecido, y merece ser escuchada. Merece que todos, empezando por los gobernantes, se agachen a escuchar con seriedad y respeto. El grito por la paz expresa el dolor y el horror de la guerra, la madre de todas las pobrezas.

«Todas las guerras dejan al mundo peor de lo que lo encontraron. La guerra es un fracaso de la política y de la humanidad, una rendición vergonzosa, una derrota ante las fuerzas del mal» (Enc. Fratelli tutti, 261). Son convicciones que provienen de las dolorosas lecciones del siglo XX, y por desgracia también de esta parte del XXI. Hoy, de hecho, está ocurriendo lo que temíamos y nunca quisimos oír: que se amenaza abiertamente con el uso de armas atómicas, que culpablemente se siguieron produciendo y probando después de Hiroshima y Nagasaki.

En este oscuro escenario, en el que, por desgracia, los designios de los poderosos de la tierra no ceden ante las justas aspiraciones de los pueblos, el plan de Dios, que es «un plan de paz y no de desgracia» (cf. Jer 29,11), no cambia para nuestra salvación. Aquí se oye la voz de los sin voz; aquí se funda la esperanza de los pequeños y de los pobres: en Dios, cuyo nombre es Paz. La paz es su don y la hemos invocado de Él. Pero este don debe ser acogido y cultivado por nosotros, hombres y mujeres, especialmente por nosotros, los creyentes. No nos dejemos contagiar por la lógica perversa de la guerra; no caigamos en la trampa del odio al enemigo. Volvamos a situar la paz en el centro de nuestra visión del futuro, como objetivo central de nuestra acción personal, social y política, a todos los niveles. Desactivemos los conflictos con el arma del diálogo.

Durante una grave crisis internacional, en octubre de 1962, cuando parecía inminente un enfrentamiento militar y una deflagración nuclear, San Juan XXIII hizo este llamamiento:

«Imploramos a todos los gobernantes que no permanezcan sordos a este grito de la humanidad. Que hagan todo lo que esté en su mano para salvar la paz». «Así evitarán al mundo los horrores de una guerra cuyas terribles consecuencias no se pueden prever. […] Promover, animar, aceptar los diálogos, a todos los niveles y en todo momento, es una regla de sabiduría y de prudencia que atrae la bendición del cielo y de la tierra» (Radiomensaje, 25 de octubre de 1962).

Sesenta años después, estas palabras suenan sorprendentemente actuales. Los hago míos. No somos «neutrales, sino que nos ponemos del lado de la paz». Por eso invocamos el ius pacis como el derecho de todos a resolver los conflictos sin violencia» (Reunión con estudiantes y académicos en Boloni

a, 1 de octubre de 2017).

 

En los últimos años, la fraternidad entre las religiones ha avanzado de forma decisiva: «Religiones hermanas que ayudan a los pueblos hermanos a vivir en paz» (Encuentro de Oración por la Paz, 7 de octubre de 2021). Cada vez nos sentimos más hermanos entre nosotros. Hace un año, reunidos aquí mismo, frente al Coliseo, lanzamos un llamamiento, aún más pertinente hoy: «Las religiones no pueden utilizarse para la guerra. Sólo la paz es santa y que nadie utilice el nombre de Dios para bendecir el terror y la violencia. Si ven guerras a su alrededor, ¡no se resignen! La gente desea la paz» (ibid.).

Y esto es lo que intentamos seguir haciendo, cada vez mejor, día a día. No nos resignemos a la guerra, cultivemos semillas de reconciliación; y elevemos hoy al Cielo el grito de la paz, una vez más con las palabras de San Juan XXIII: «Que todos los pueblos de la tierra se unan y florezca en ellos y reine siempre la paz más deseada» Enc. Pacem in Terris, 91). Que así sea, con la gracia de Dios y la buena voluntad de los hombres y mujeres que Él ama.-

(ZENIT Noticias / Roma, 25.10.2022)

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba