Venezuela

Sentencian al ferrominero Rodney Álvarez a 15 años de injusta prisión luego de casi una década en proceso judicial viciado

La medida fue rechazada por centrales y dirigentes sindicales, el fallo además desconoce las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo que insistía en su liberación.

Este martes fue sentenciado a 15 años de prisión el trabajador de Ferrominera Orinoco, Rodney Álvarez, preso injustamente desde hace casi 10 años. La información fue confirmada por parte de su equipo de defensores y representantes sindicales.

“Fue condenado a 15 años, a pesar de que en las pruebas promovidas por el Ministerio Público no quedó demostrada su culpabilidad (…) Se evacuaron distintas pruebas, pero de ninguna se desprende la responsabilidad penal de Rodney”, sostuvo un representante de la defensa de Álvarez.

Insistieron que nuevamente no se presentaron pruebas contundentes que vincularan a Álvarez con el asesinato. “El supuesto fundamento es un vídeo, sin embargo, ni siquiera un experto que declaró pudo afirmar que a Rodney se le viera portando arma o disparando”, agregó.

 Fue condenado a 15 años, a pesar de que en las pruebas promovidas por el Ministerio Público no quedó demostrada su culpabilidad (…) Se evacuaron distintas pruebas, pero de ninguna se desprende la responsabilidad penal de Rodney”.

Durante los 10 años de detención, el Ministerio Público nunca pudo demostrar la vinculación de Álvarez con el asesinato. Al ferrominero le habían ofrecido aceptar los cargos para ser liberado con medidas cautelares, algo que había sido rechazado tanto por el trabajador como por la defensa.

En el tiempo de reclusión, Álvarez ha estado encarcelado en condiciones precarias y ha sido víctima de tres atentados por parte de otros presos comunes: herida con arma de fuego el 27 de diciembre de 2017; seis heridas con armas blancas el 6 de agosto de 2018 y golpiza el 5 de julio de 2019, hechos por los que el Ministerio Público no ha abierto investigación alguna, según denunció la Organización Internacional del Trabajo.

Además, su proceso judicial ha estado repleto de trabas y vicios para poder mantenerlo preso. Su caso ha sido suspendido y reanudado en múltiples ocasiones en los tribunales, En febrero de este año, el juicio fue reiniciado desde cero luego de que se detuviera en noviembre de 2020 por el cambio de la jueza cuando estaban cercanos de declarar la sentencia.

Jacqueline Richter, especialista en derecho del trabajo, señaló: “La lucha de Rodney durante 10 años diciendo yo no he asesinado a nadie, se va a la basura”.

A su vez, la abogada recriminó el desconocimiento del Estado a las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo para su liberación.

Una emboscada

Centrales sindicales habían solicitado la liberación de Álvarez en últimas reuniones con el Ministerio del Trabajo | Foto cortesía

Luis Aguilera, abogado que había sido pilar en la defensa del trabajador, durante las últimas semanas se contagió de COVID-19 y fue remplazado por un nuevo abogado privado. “Fue una emboscada, se aprovecharon que Aguilera tenía COVID”, recriminó Armando Guerra, miembro de C-Cura, tras la sentencia.

Álvarez está preso desde hace casi 10 años luego de ser acusado del crimen del obrero Renny Rojas el 9 de junio de 2011, mientras se realizaba una asamblea de trabajadores en los portones de la estatal Ferrominera Orinoco.

Desde ese 9 de junio, día del hecho, trabajadores que participaban en la asamblea culparon a Héctor Maicán, representante de la Federación Bolivariana de Trabajadores y amigo del exgobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, como el responsable del homicidio.

Guerra señaló que Carlos López, coordinador general de la Central Bolivariana de Trabajadores y Alfredo Spooner, inspector del Trabajo, fueron los responsables de la sentencia contra Álvarez para liberar a Héctor Maicán de la responsabilidad del delito.

Exigen su liberación

“Rodney le había dicho a su hijo de 14 años: espérame que yo voy a salir de aquí para darte el cariño que no te he dado en estos 10 años que he estado alejado de ti (…) ¿Cómo le digo al hijo que le dieron 15 años?”, preguntó, Yanitza Rodríguez, madre de Álvarez.

Rodríguez recriminó que lo mantuvieran 10 años sin sentencia, para luego de forma inesperada y sin pruebas en su contra, sentenciarlo a 15 años de prisión alejándolo aún más de su familia y sus tres hijos. La madre sigue exigiendo su liberación.

Pero la exigencia de liberación de Álvarez no es solo de familiares, trabajadores tanto de Bolívar como a nivel nacional han exigido que sea puesto en libertad tras casi una década.

El caso de Álvarez alcanzó instancias internacionales cuando en 2019, la Comisión de Encuestas, la instancia más importante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solicitó la liberación inmediata del ferrominero, dicha solicitud ha sido totalmente desatendida por el gobierno.

@g8che/Correo del Caroní

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba