Lecturas recomendadas

 Memoria de dos extraordinarios días

(Saludo de bienvenida con motivo de la visita del Pbro. Gerardino Barrachini a la parroquia Ntra. Sra del Valle, Vista Alegre)

 

(Saludo de bienvenida con motivo de la visita del Pbro. Gerardino Barrachini a la parroquia Ntra. Sra del Valle, Vista Alegre)

Marielena Mestas Pérez:

Estas palabras fueron leídas el vienes 12 de septiembre del año en curso con motivo de la celebración eucarística presidida por el padre Barrachini en ocasión de bendecir los tronos dedicados a los beatos Madre Carmen Rendiles y doctor José Gregorio Hernández.

¡Buenas tardes! ¡Saludos! Sin duda esta es una buena, bella y bendecida tarde por diversas razones.

En nombre de quienes formamos parte de la parroquia Nuestra Señora del Valle, Vista Alegre, expreso que nos sentimos muy felices con su presencia, estimado padre Gerardino. Sabemos de sus importantes compromisos y que haya hecho un alto para presidir esta celebración eucarística nos estimula a perseverar en la fe y nos alegra el corazón. Así que, con un fuerte aplauso, le damos la más calurosa bienvenida.

Queremos saludar y agradecer también la presencia de las queridas Siervas de Jesús que hoy se han hecho presentes. Gracias por acompañarnos esta tarde extraordinaria. Las recibimos con alegría y con un aplauso muy especial.

Hoy se bendicen los tronos que, con cariño, dedicación y solidaridad, se lograron concluir gracias al apoyo de diversas familias de nuestra parroquia. Por varios meses nuestro párroco, presbítero Eduardo Campagnuolo, estuvo motivando y organizando las comisiones que con esmero, lograron el cometido no solo material, sino espiritual ya que los colaboradores se involucraron con devoción.

Agradecemos a las encargadas de reunir la colecta, a cada contribuyente y a todos los que pusieron ese granito de arena imprescindible para llegar a alcanzar la anhelada montaña.

Es preciso reseñar que en la parroquia tenemos la honra y el privilegio de tener una reliquia de primer grado de nuestra Beata Madre Carmen Rendiles, lo que debe comprometernos a ser mejores cristianos fortaleciendo la vida de oración y trabajo solidario en pro de los más desfavorecidos, a imitación de ella misma. Además, es la primera beata caraqueña y como residentes en esta ciudad eso también nos debe estimular y nos anima.

Fijense lo que son las cosas: Madre Carmen fue gran devota del doctor José Gregorio y pedía oración constante por su pronta beatificación. Casualmente, el pasado miércoles 9 recibí la llamada de la muy querida madre Graciela González, quien me contó cómo fueron muchos los años que las Siervas de Jesús hicieron tarjeticas con reliquias del hoy beato, primero con mínimos trocitos de tela y luego con tierra de la tumba.

Ambos fueron grandes almas eucarísticas y ambos hicieron cuanto estuvo a su alcance por los más desfavorecidos.

Ahora no puedo dejar de compartir con los ilustres invitados presentes que hace unos meses la parroquia vivió un día sin igual: la llegada de la venerada reliquia del doctor José Gregorio Hernández. Más allá de la alegría desbordante de ese día, es preciso reseñar cómo fuimos convocados con más de un mes de antelación para prepararnos. Esto no sólo se hizo organizando comisiones, sino que fueron invitados todos los grupos de apostolado, comunidades religiosas y fieles en general de los diversos sectores de la parroquia eclesiástica. Repito: todos fuimos llamados y todos nos involucramos. Así, siguiendo el programa Jornada Nacional de Encuentros: “Camina con José Gregorio Hernández”, se grabaron y se compartieron a través del canal de Youtube, del 1 al 12 de agosto, las 12 lecciones o encuentros de acuerdo a un tema vinculado con la vida del nuevo beato. Cada tema fue previamente grabado en el templo parroquial, en el hogar de algún vecino de cada sector de la parroquia u otro sitio idóneo.

El padre Eduardo no sólo organizó y motivó, sino que visitó cada casa, cada sector, cada lugar elegido y con paciencia grabó, editó y subió cada programa.

De esta manera llegamos al esperado viernes 13 de agosto: con gozo desbordante y la adecuada preparación. La cita era en la calle 2 de Vista Alegre donde, a las 7:30 a.m. la esperada reliquia llegó escoltada por un grupo de fieles de La Vega. Así se iniciaba un recorrido muy bien planificado en el que cada templo, comunidad religiosa y sector ofreció su creatividad, devoción, oraciones, cantos y entusiasmo ante la venerada reliquia.

Vista Alegre tiene un importante número de ancianos, muchos de los cuales están incapacitados o no pueden salir por razones de la pandemia. Por tanto, nuestro párroco fue cuidadoso calle por calle, deteniéndose no sólo en los lugares previamente acordados, sino en aquellos donde le anunciaban que había un enfermo o un abuelito. Entonces, la reliquia puedo hacerse presente no sólo en las calle sino en diversos hogares. NI la lluvia detuvo el recorrido.

Algo significativo fue que, si bien debía estar regresando al templo parroquial alrededor de las 6:30 de la tarde, esto no sucedió sino muy cerca de las 10 de la noche. Pues, ¡Cuánta alegría! allí le esperaba la reliquia de primer grado de nuestra Beata Madre Carmen dando una simbólica bienvenida espiritual al santo de su devoción, por el que ella tanto había hecho. ¡Cuán emotivo me resulta poder compartir esto! Pasadas las 10 pudo iniciarse la celebración eucarística.

Es preciso decir que ese inolvidable día también se abrió un libro de visitas en el que todos podían, y pueden aún, dejar su palabra fervorosa y su firma. El volumen es un homenaje a todos los devotos del beato que han partido al cielo y que no pudieron ver, por tanto, al insigne venezolano en los altares. Pensemos en nuestras madres, en nuestras abuelas, en nuestras nanas y en tantas personas que desde pequeños nos hablaron de José Gregorio con fe y nos transmitieron la devoción con ejemplar fervor.

Finalmente, es imprescindible recordar a cada uno de los presentes que en un país urgido de modelos inspiradores ambos beatos son ejemplos extraordinarios pues fueron hijos, ciudadanos y fervorosos adoradores que amaron y creyeron  en Venezuela. En el caso de Madre Carmen es fundadora de una congregación, venciendo innumerables dificultades; y en el caso de José Gregorio fue a buscar el progreso en el exterior y ya con nuevos estudios no se quedó afuera, sino que regresó para ponerlos al servicio de todos pensando en una Venezuela actualizada, con recursos asistenciales, próspera y a la altura del progreso.

Dos grandes corazones eucarísticos, dos enormes modelos que nos llaman, interpelan y comprometen a ser mejores ciudadanos y cristianos que contribuyan al encuentro, al perdón, a la superación de tanta miseria y , en definitiva, a ser luz esperanzadora en una Venezuela que ya no puede más seguir en tinieblas.

¡Vivan nuestros beatos, viva nuestra Iglesia, viva nuestra parroquia!

¡Siervas de Jesús y Padre Gerardino: Bienvenidos!

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba