Testimonios

Eloy Antonio Dávila

Merideño por los cuatro costados

Carlos Guillermo Cárdenas D.:

 

Confieso el temor que me genera el abrir el correo de nuestro apreciado presidente de la Seccional de Profesores Jubilados de la ULA, profesor David Díaz Miranda. Semanalmente dos o tres obituarios de profesores unos más allegados que otros, aparecen en la pantalla.

Le correspondió ahora al profesor amigo y pariente, Eloy Antonio Dávila Spinetti. Merideño por los cuatro costados, por lo Dávila y por lo Paredes. De un abolengo ancestro que lo lleva a los fundadores de estas tierras, su padre Don Eloy Dávila Celis ejerció el solio rectoral de Caracciolo Parra y Olmedo y también  de José María Vargas. Además del rector Eloy Paredes, que le correspondió hasta con las armas, defender los muros de nuestra ulandina Casa de Estudios.

Eloy Antonio abrazó el ideal social cristiano desde la adolescencia. Y como bien lo expresó el ex rector Léster Rodríguez Herrera, fue consecuente con ese pensamiento hasta el final de sus días. Su militancia y su talento lo llevaron a ejercer altos cargos en el gobierno y el parlamento regional, además de militar con el grupo social cristiano constituido para conmemorar el centenario del nacimiento del expresidente Caldera.

Graduado en una universidad estadounidense, el postgrado en Economía le concedió suficientes credenciales para su ingreso al personal académico de FACES-ULA. Dictó la cátedra de Economía Agrícola con religiosidad franciscana. En alguna oportunidad me comentó que era su exclusiva actividad, que la mantuvo hasta el final de sus días.

Eloy Antonio fue un ciudadano íntegro, culto,  caballeroso, respetuoso, de sonrisa franca y expresiva. Cultor de la amistad y de una conducta diáfana. Su vida tranquila y sosegada transcurrió en la solariega casona de la Hacienda Las Tapias, construida por su tatarabuelo paterno Don Eloy Paredes, que además fue fundador de los Estudios de Medicina en la Universidad de Los Andes.

Al despedir a Eloy, debo mencionar a su numerosa familia, a sus hijos e hija, a su larga parentela, a la doctora Carmen Amalia Mazzei de Dávila y a Diego, quien desde los confines del universo estará esperando la llegada de su hermano. Paz a su alma.  –

Mérida, 22 de noviembre de 2021

Diario Frontera

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba