Cultura Católica

El dragón enterrado bajo una iglesia medieval en Roma

No hay lugar en Roma que no esconda alguna leyenda, mito, historia, o curiosidad

No hay lugar en Roma que no esconda alguna leyenda, mito, historia, o curiosidad. El relato que les contaré ahora es una de las leyenda más antiguas de la “ciudad eterna” y tiene que ver con un santo y un dragón.

Dicen que en siglo IV d.C. vivía en una caverna del monte Palatino un terrible dragón. Con su aliento fétido, mataba y se alimentaba de cualquier persona que pasaba cerca del lugar.

Y cansados, los lugareños decidieron pedir ayuda al papa Silvestre I, que ya antes se había encargado de una bestia similar en Poggio Catino.

Vencer sin armas al dragón

Viendo el santo pontífice que esta era una ardua tarea, decidió pedir consejos a los santos Pedro y Pablo. Con los consejos de los santos se dirigió a la guarida del monstruo totalmente desarmado, sólo con un crucifijo en mano invocando la ayuda a la Virgen María.

El dragón inmediatamente a la vista de todos se volvió tan manso, hasta el punto que el Papa pudo atarlo con un hilo de su túnica y lo llevó en presencia de sus fieles, que pusieron fin con su vida.

Por ello muchos de los sacerdotes paganos impactados por el evento, se convirtieron al cristianismo.

Luego, el enorme cuerpo fue arrastrado al Foro Romano hasta el templo de Cástor y Pólux (de ellos aún quedan tres elegantes columnas estriadas corintias) y fue enterrado allí.

Construcciones de agradecimiento

Según la tradición, el Pontífice habría ordenado construir, para agradecer a la Virgen que lo había protegido, una iglesia aprovechando algunos ambientes de un edificio imperial de la época de Domiciano.

Lamentablemente en el pontificado de León IV (847-855), la iglesia fue abandonada después de los daños sufridos por un terrible terremoto.

Por esta razón, el León IV mandó construir, no muy lejos, la iglesia de Santa María Nova (actual Basílica de Santa Francesca Romana). Para ello usó parte de las ruinas del Templo de Venus y Roma, y donde se encontraba una capilla que conmemoraba la caída de Simón el Mago.-

Maria Paola Daud – publicado el 17/09/19- Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba