Lecturas recomendadas

Bonafede: hacer experiencia de ecumenismo significa escuchar

Con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos, la pastoral valdense explica que – en un momento de gran prueba como el que estamos viviendo, que está minando profundamente la confianza de las personas – encontrar una audiencia, mucho más que una acogida, es algo muy valioso: nos permite confrontarnos para buscar juntos una luz y un camino

«En Oriente vimos aparecer su estrella y hemos venido aquí a honrarlo»: es el tema elegido este año para rezar por la unidad de los cristianos. En un tiempo en el que la acción colectiva está al borde de la parálisis debido a los condicionamientos provocados por la pandemia, ¿cómo y dónde podemos encontrar la luz para reorientarnos, para enfocar mejor nuestras prioridades, para renovar por fin nuestra mirada para ver y servir donde hay necesidad? María Bonafede, pastora de la Iglesia evangélica valdense, responde a Vatican News:

Hoy en día, servir al Evangelio exige un compromiso con la defensa de la dignidad humana, especialmente de los más pobres, débiles y marginados. La experiencia de los «corredores humanitarios», que funcionan desde hace años junto a la Comunidad de San Egidio, es el ejemplo más llamativo de cooperación entre las Iglesias en este sentido. ¿Puede señalar otras formas de trabajar juntos en esta dirección?

Se trata de modalidades también muy pequeñas, en realidad. Todas las comunidades disponen de servicios de escucha, de acogida de urgencia, para encontrar soluciones, por ejemplo, de alojamiento [para los sin techo, ndr.]. Existe la sensación de que hay personas con grandes dificultades para afrontar la vida cotidiana, para organizar su propia existencia; es algo que siempre ha estado ahí, pero es nuevo como experiencia difundida. Personas que no saben cómo hacer para comer, que toman dos medios de transporte para ir a buscar una ayuda alimentaria. Son cosas que se han multiplicado con la pandemia, llegando a ser casi «normales».

“Me impresiona mucho no saber cómo hacer para dar de comer a los propios hijos, algo que no se espera en el Occidente desarrollado. Y, entonces, las Iglesias trabajan bastante como para poder atender esas peticiones. Luego está el ámbito de las personas desorientadas por la existencia, que han perdido un poco el sentido de la realidad, la entereza de su personalidad, tanto a nivel cognitivo como relacional. Esto me parece un peligro muy presente. Las comunidades tienen mucho que hacer en este sentido, aunque al final su servicio es muy pequeño”

 

La pandemia nos ha catapultado en la conciencia de ser una frágil humanidad en la misma barca. Lamentablemente, también ha acentuado las divisiones entre las personas, ya que por definición el virus es divisivo. ¿Cómo pueden las Iglesias hacer que se vuelva a encontrar una unidad, una confianza, una luz?

Por un lado, las Iglesias pueden avanzar mucho en esta dirección, porque tienen esta característica tan hermosa de su vocación: no tienen categorías de personas, hay jóvenes, ancianos, ricos, pobres… la mezcla hace que puedan encontrarse y convivir realidades muy diferentes.

Hay quienes debaten sobre la vacuna sí, la vacuna no, hay quienes no tienen el estatus para estar ahí y sin embargo están ahí… En todo esto, el hecho de ser escuchado, mucho antes de ser acogido, de poder escuchar puntos de vista muy diferentes, en mi opinión, es algo muy importante, muy precioso. Nos permite hablar del tema de la luz y buscar juntos una luz, un camino. Puede aspirar a no quedarse en “lo mío”, en “lo tu oscuridad” y encontrar pequeñas vías de solución.

“En general, recuperar la confianza es muy difícil porque ha sido minada por esta pandemia y también por las numerosas declaraciones de que sabemos cómo salir de ella y luego nunca salimos. Esto no ha ayudado a la confianza profunda, que hoy es mucho más débil. Es un tema muy amplio, por supuesto. Las Iglesias hablan de Dios, de Jesús, de la salvación, de la posibilidad de vislumbrar lo que se dice. Creo que esta posibilidad de preguntar y ser escuchado, y al mismo tiempo buscar salidas, es una buena función de las Iglesias”

Uno de los versículos bíblicos propuestos para la meditación durante la Semana de Oración por la Unidad, «Tomaron otro camino y volvieron a su país», sugiere la conversión de las habituales vías de separación a las nuevas vías de Dios. ¿Cómo le resuena este versículo?

Es muy evocador. Mientras tanto, «el otro camino» lo toman porque hay alguien que se lo señala. Hay que escuchar todas las voces, mirar todas las voces, las voces que nos hablan de tantas maneras: de las personas, del alma, de la Biblia, y saber que cuando no ves una posibilidad, en realidad, si escuchas más, es posible que salga una indicación que te concierne a ti y a tu vida.

“En mi opinión, esto es algo muy hermoso. Luego, el hecho de que estos textos provengan de Oriente Medio significa que también escuchamos la voz de realidades muy conflictivas en las que vivir es muy difícil. La idea de que es posible avivar nuestros oídos y nuestra vista me parece que en esta época tan difícil – porque hemos pasado por mucho –es preciosa. Animarse a encontrar nuevas palabras y caminos haciendo comunidad”

La insistencia en la dimensión de la escucha me anima a plantearle una pregunta que tiene que ver con el camino sinodal emprendido por la Iglesia católica. ¿Cómo ven esta iniciativa, cuáles son sus esperanzas, también desde el punto de vista ecuménico?

Esta idea del Sínodo me parece muy buena, me parece una iniciativa valiosa que despierta muchas expectativas. Espero que participen en ella las confesiones cristianas. Creo que es el momento de tener delegados ecuménicos, de buscar el diálogo con los hermanos de las Iglesias cristianas.-

Antonella Palermo – Ciudad del Vaticano/Vatican News

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba